jueves, 12 de marzo de 2009

Afición a Yukari

Locura


Yakumo para los extraños y 'una tía que duerme mucho' para los ajenos a la materia. Realmente no vengo a hablar (escribir, de hecho) sobre Yukari Yakumo y, por supuesto, jamás abriría ni un vulgar amago de pseudoentrada para hablar de su hermana, Ran Yakumo (maldición, la he mencionado >,<); hoy estamos aquí para dar cuenta de una extraña afición que, con otro tipo de gente variopinta, suelen compartir los que padecen de depresiones varias:

La afición al SUEÑO.

Soñar, decía Kyon, es un proceso mental que el cerebro usa para liberar tensiones y estas cosas. Preguntadle a un médico o algo, yo soy de letras y para mí el sueño sólo puede ser una cosa: fantasía.


Vale, realizad los procesos de enlace neuronal que os apetezcan para averiguar por qué aparece aquí esta imagen ^^u.

Sueños, decía... irrealidades maravillosas que uno disfruta a veces, otras teme, otras ni se acuerda de que los ha tenido. Por mi parte, yo disfruto todos y cada uno de mis sueños, incluidas las pesadillas (particularmente, adoro las pesadillas... ^^). Así, llegamos a un punto en que la afición a soñar se torna en facilidad para tener los más maravillosos sueños y, además, poder recordarlos lo suficiente como para dejarlos como legado a personas ajenas al propio mundo onírico. 

Soñar es una afición realmente grata y enfermiza (ambas cosas). Cuando rozas la posibilidad del no-retorno es cuando te preguntas... '¿no sería mejor vivir soñando? de hecho, el sueño es mucho más interesante que la realidad'. No puedes hacer eso, pues tienes alguna que otra obligación... además, tu cuerpo acaba por negarse a dormir de nuevo. Aún así piensas '¿importan las obligaciones?' De hecho, no; son cosas impuestas por entes ajenos... quizá, la verdadera vida está en el sueño. Así es como empiezas a soñar en un nuevo nivel... ves la posibilidad de vivir soñando. Y al final... lo efectúas.

La vida ya es maravillosa, igual que en épocas pretéritas que recuerdas inexistentes. El tiempo no existe y el espacio es irrelevante: sólo está el Sueño. ¿No es una maravilla?

Ahora se me viene a la mente el sueño que tuve con la Muerte xD. Un día lo contaré en el foro.

Al final, una vez has gozado de placeres inalcanzables para aquellos pobres seres que vagamente puedes recordar... los que se han quedado con las miserias del mundo que llaman 'real', quizá sólo como excusa a su extrema cobardía - al final, decía - dejas de soñar. Tus sueños se vuelven irracionales, con fragmenos inconexos y sin ningún tipo de lógica fantástica; pierdes entonces toda conexión con el mundo anterior y te sumerges de lleno en el onirismo más primario. Dejas de pensar, olvidas todo lo que fuiste y te empiezas a volver, poco a poco, uno con la nada... antes de que tu cuerpo haya muerto de hambre, tu mente habrá muerto a causa de una sobreletargia. 

Pero tu cuerpo seguirá vivo.

...........

La diferencia entre esta experiencia y el sueño de la Muerte es que, en el segundo, el ser mantiene su voluntad de vivir y la convierte en toda su esencia. Soñad con ello, a ver si alguien consigue alcanzarlo.

2 comentarios:

Cabeza de Hierro dijo...

Textos así despiertan siempre mis envidias, porque nunca (y digo nunca, así, con todas las letras) recuerdo lo que sueño. Y es una lástima, porque mis sueños deben ser la hostia xD

Skale Saverhagem dijo...

casi es peor acordarse para luego olvidarse... da mucha rabia (y más cuando pensabas escribirlo >,<)